Select Page

Hurgando en los anales históricos de nuestro país, logré encontrar un pequeño rastro que me condujo a conocer a todos los hermanos y hermana de mi abuelo Antonio, así como saber quienes fueron sus padres, o sea, ya logré llegar a conocer a mis bisabuelos Antonio y María!

Pues resulta que Antonio y María procrearon 6 hijos, Ma. Esther, Antonio, Aureliano, David, Miguel y José Sabás… este último fue el fundador del periódico “Voz Del Norte” que se distribuia en Mocorito, Sinaloa. y que aparentemente sigue siendo publicado: Me encontré este artículo del tío Sabás:

“¿Qué placer puede experimentar el que escribe un anó­nimo, con la intención dolosa de hacer daño? Si ahon­damos un poco, descubrimos con sorpresa que en un rincón de la vida hay monstruos que esgrimen esa arma para vengar agravios. Y si ahondamos más todavía, encontramos al hombre que va con su veneno manchando cuanto encuentra. Herir a mansalva es obra de pequeños, de insignificantes que nada son y que en resumen nada valen, parodiando una frase feliz del señor Lic. Emeterio de la Garza Jr.

Si existen a flor de tierra personas que en realidad se in­teresan por el bienestar de los demás y que desean salvar de algún peligro dándoseles puntos y señas de algo que les afecta directamente, ¿por qué no presentarse tales cuales son y sin la careta del misterio? El anónimo puede influir, y de hecho influye, en espíritus vacilantes y débiles; el anónimo es un roedor terrible que al fin y a la postre preocupa a las almas honradas; luego si el que está inclinado a prestar su ayuda al que la necesita, sea para exhibir al criminal, sea para atraer el convencimiento de que aquello o el de más allá ha perdido su honor, ¿Por qué no dar un paso firme en el camino del derecho y de la legalidad?
Entonces el denunciado y el aludido, por deber, por delicadeza y por obligación, tendría que erguirse o sucumbir en el terreno de las pruebas claras, precisas, irrefutables. El que arroja un anónimo tiene la libertad de servirse a su gusto de cuanto venga a la memoria, pero colocado frente al que ha dirigido sus tiros, esa libertad se extingue, concluye, se acaba, termina de un golpe y porrazo.
Por lo general, el autor del anónimo desciende a la vida privada: allí se apega, allí muerde, allí se hace sangre. Está reconocido por los hombres de valor y de cerebro de todos los tiempos y de todas las épocas, pensadores y filósofos, legisladores y políticos, que la vida privada de cada uno no debe tocarse, porque es única, es sagrada, porque en suma, no nos pertenece ir a investigar con el escalpelo de la censura o de la crítica mordaz, lo que la mujer o el hombre sin dar escándalo, ni andar de calle en calle, ni de plaza en plaza, pueda hacer o sea capaz de hacerlo…
Entrando en otro orden de cosas, a una mujer de esas que van a dar al arroyo, y comercian con su cuerpo y su corazón, aun cuando nos consten sus deslices, no estamos autorizados para gritárselos en público. Y es que a su vida privada no tenemos que penetrar de igual manera que penetramos a una plaza de toros donde todos vociferan ruidosamente.”



El tio José Sabás fue fusilado el día 31 de mayo de 1911 por las fuerzas maderistas que habían entrado y tomado la ciudad de Mocorito… Un hombre que llevó hasta sus últimas consecuencias, su convicción, su civismo y su vida.

5% Discount
No prize
Next time
Almost!
10% Discount
Free Ebook
No Prize
No luck today
Almost!
50% Discount
No prize
Unlucky
Get your chance to win a price!
Enter your email address and spin the wheel. This is your chance to win amazing discounts!
Our in-house rules:
  • One game per user
  • Cheaters will be disqualified.
× Need Help?